Home » Cristo » El poder de las palabras

El poder de las palabras

Bendice a otros, comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El poder de las palabras

El poder de las palabras. En marcos capítulo 12 versículo 20 dice ama al Señor tu Dios, pero no termina ahí. Dice ama al señor tu Dios con todo tu corazón, toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. La pregunta es la siguiente, que tenemos que hacer nosotros para involucrar todo nuestro ser en la alabanza.

Te gustan los tonos para celular Cristianos? Si tienes Android ve aquí: TONOS CRISTIANOS

Recuerden que una vez el Señor dijo, este pueblo con sus labios me honra, pero su coraEl poder de las palabraszón está lejos de mí. Qué tengo que hacer para que todo mi nombre alabe a nuestro Señor. Yo veo que Dios nos ha dado dos herramientas poderosas para eso. En primer lugar son nuestras palabras y en segundo lugar nuestra música. Y acerca de eso se hablará el día de hoy. La biblia nos habla que todo lo que sale de nuestra boca controla a nuestro cuerpo a todo nuestro ser.

Por eso es necesario ser muy cuidadosos con lo que estamos diciendo. En Salmo 19:14 dice sean pues aceptables ante ti mis palabras y mis pensamientos o Señor. También hace muchos años Santiago demostró al que en la antigüedad era verdadero y ahora en la actualidad lo sigue siendo.

Todos fallamos.

Por ejemplo en Santiago 3:2-10 todos fallamos mucho, si alguien nunca falla en lo que dice es una persona perfecta. Esto quiere decir que todos alguna vez la arruinan, fallamos con lo que decimos.

Pongas a pensar y si usted nunca la has embarrado al momento de hablar, quiere decir que es una persona perfecta. Controla todo su cuerpo y luego compara nuestra boca con el freno de un caballo.

Cómo lo utilizamos para dirigirlo, dice cuando ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan. Podemos controlar todo el animal, también compara la boca con el pequeño timón de un barco. Fíjense también en los barcos a pesar de ser tan grandes y de ser impulsados por fuertes vientos. Se gobiernan por un pequeño timón a voluntad del piloto.

Continuar leyendo parte 2

Bendice a otros, comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *