Home » Cristo » Las palabras de nuestra boca tienen que agradarle a Dios

Las palabras de nuestra boca tienen que agradarle a Dios

Bendice a otros, comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Las palabras de nuestra boca tienen que agradarle a Dios

Las palabras de nuestra boca tienen que agradarle a Dios. Pero he aquí la incógnita, que tipo de palabras son agradables para Dios. En primero lugar la gratitud, el no estar agradecidos por lo que Dios nos ha dado durante el trascurso de la vida o ya sea del día.

Te gustan los tonos para celular Cristianos? Si tienes Android ve aquí: TONOS CRISTIANOS

En Timoteo 6;8 dice; Así que, si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso. Pero somos desagradecidos, algunos de nosotros Dios no has dado trabajo pero aun así no estamos satisfechos. A otros por otra parte les ha dado un caro nuevo pero aun así no son agradecidos y quieren otro. Tenemos ropa y existen personas que no las tienen y aun así no agradecemos a Dios por eso trapos que no nos gustan.Las palabras de nuestra boca tienen que agradarle a Dios

Por eso queremos que se tomen unos minutos solo para agradecerle a Dios por aquellas cosas que quizá para ustedes no son importantes. Pero hay que recordar que muchas personas no tienen un techo donde dormir. Incluso no tienen nada que comer o que vestir, cuando usted se suba a su carro agradezca que aún lo tiene. Porque cuando usted decida venderlo Dios lo bendecirá.

Agradecer a Dios

Es necesario agradecer a Dios incluso por ese celular que a veces da pena sacarlo frente a los demás simplemente porque es viejo. Ser agradecido por otro día más de vida que el señor nos ha otorgado.

La otra cosa que desagrada al señor es la queja, la murmuración. Esta es la tendencia que tenemos nosotros por no estar satisfechos por nada. Que si hace mucho frio o que si hace mucho calor. Ojo que por el pecado de la murmuración la nación de Israel no pudo entrar a la tierra prometida.

En lugar de ver lo bueno vieron lo malo, empezaron a murmurar en contra de Moisés y de Dios mismo.

 

Bendice a otros, comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *