Home » Cristo » Lengua un arma doble filo

Lengua un arma doble filo

Bendice a otros, comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Lengua un arma doble filo

Lengua un arma doble filo. Así también la lengua es un miembro muy pequeño del cuerpo, pero hace alarde de grandes hazañas. Imagínense que un gran bosque se incendia con tan pequeña chispa. Compara a nuestra boca con un fósforo pequeño, un fósforo puede encender a un gran bosque.

Te gustan los tonos para celular Cristianos? Si tienes Android ve aquí: TONOS CRISTIANOS

Sigue diciendo también la lengua es un fuego, un mundo de maldad, siendo uno de nuestros órganos contamina todo el cuerpo. Encendida por el infierno, prende a su vez fuego a todo el curso de la vida.

Cómo con tu boca puede llegar a tirarse toda tu vida y luego dice el ser humano sabe domar y en efecto ha domado toda clase de fieras, de aves, de reptiles y de bestias marinas. Pero nadie puede domar la lengua, es un mal irrefrenable lleno de veneno mortal.

Hablar en lenguas sin usar la lengua un arma doble filo.Lengua un arma doble filo

En pocas palabras Santiago no nos da esperanza, parece que no nos da esperanza alguna. Pero no es así, en Santiago está diciendo que yo no puedo domar la lengua pero el espíritu santo sí. Por eso una de las disciplinas más importante es que nosotros debemos empezar a dominar y hablar en lenguas.

Ese don que usted adquirió en el momento de ser bautizado por el espíritu santo. Es necesario utilizarlo todos los días, Pablo dice yo oro más lengua que todos ustedes. Porque él sabe que cuando uno ora en lenguas le entrega toda la lengua al espíritu santo.

Y por ende a su vez todo su cuerpo, en Hechos dice que una forma en la cual el espíritu santo se manifestaba ante la gente es en las iglesias. Era por medio de la boca, es decir de lenguaje con la lengua, termina Santiago en versículo 3:9-10 con la lengua bendecimos a nuestro Señor y padre.

Y con ella maldecimos a las personas creadas a imagen de Dios. De una misma boca salen bendiciones y maldiciones hermanos míos. Esto no debe ser así entonces no se trata sólo de alabar a Dios sino de cambiar nuestra manera de hablar.

Leer parte 1.

Bendice a otros, comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *