Home » Cristo » Orgullo igual negación

Orgullo igual negación

Bendice a otros, comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Orgullo igual negación

Orgullo igual negación. El orgulloso en una conversación sólo habla de él sus logros, de sus viajes t de todo lo que ha comprado por sí mismo. En cambio el humilde deja hablar a los otros, que otros sean los que brillan. El orgulloso se alegra cuando a otro le va mal, en cambio el humilde cuando a otra persona le va mal esa misma persona se siente igual de mal.

Te gustan los tonos para celular Cristianos? Si tienes Android ve aquí: TONOS CRISTIANOS

El orgulloso se pone a la defensiva cuando le va mal y siempre le echa la culpa a otra persona. Y por lo Orgullo igual negacióncontrario el humilde es que casi nunca le va mal, aprende de otros. El orgulloso tiene una tendencia a que lo alaben, que lo sientan superior. En cambio el humilde aceptar las opiniones de los demás.

El humilde es paciente y el orgulloso se enoja cuando las cosas no salen como lo planeó. El humilde quiere alabar a Dios, en gálatas 1:10 queda claro que no es mi intención ganarse el favor de la gente sino el de Dios.

En cambió el orgulloso su deseo es complacer a la gente. Por eso le afecta tanto lo que otros dicen acerca de él, el humilde es genuino y sabe cuándo está siendo orgulloso y el orgulloso es solapado detrás de una apariencia de humildad.

Falsa Humildad.

Hay orgullo lo conocemos como falsa humildad, esto es una apariencia de humildad pero por dentro les gana el orgullo. Dios no soporta a los orgullosos y le da gracia a los humildes. Qué dice la biblia acerca del orgullo, existen siete cosas que Dios odia cerca de los orgullosos.

En proverbios 13:10 dice el orgullo lleva a conflictos, en otras palabras la raíz de los conflictos es el orgullo. En proverbios 15:25 dice el Señor derriba la casa de los orgullosos. Y en proverbios 10:5 dice Dios no soporta los orgullosos y una cosa es segura no los dejará sin castigo.

Primera parte

Continuar leyendo parte 3…

Bendice a otros, comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *