Home » Cristo » Quitando la amargura

Quitando la amargura

Bendice a otros, comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Quitando la amargura.

Quitando la amargura, como dice la historia de Caín y Abel. Cuando presentan una ofrenda delante de Dios. Abel  presenta su ofrenda agradable para Dios. Más Caín presenta su ofrenda y Dios no lo vio con agrado, su enojo lo hace andar cabizbajo.

Te gustan los tonos para celular Cristianos? Si tienes Android ve aquí: TONOS CRISTIANOS

Quitando la amargura

Si resistes lo malo que quiere atraparte como si fuera una fiera, si aprendes a dominarlo, no andarías cabizbajo.

Hebreos nos habla que tengamos cuidado de caer en la amargura. Porque nos va a alejar de esa gracia misericordiosa de Nuestro Señor Jesucristo.

La amargura y el dolor retenido que conduce a Caín a matar a Abel,y por que?. Simplemente por que Cain se comparo con Abel.

La amargura puede ser origen como compararte, con el abandono de un padre, el desamor de alguien, la traición de un amigo. La muerte de algún ser querido, la maldad de gente que está en el mundo.

¿Será fácil vivir con una persona amargada?

No es fácil, normalmente una persona amargada recrimina, insulta, lastima, agrede, grita y los que están a su lado solamente son víctimas de alguien que rehúsa perdonar la ofensa.

Libro de Ruth. Elimelec y Noemí, historia en Belén. Habiendo escases deciden irse a Tierra de Moab, allí sus dos hijos se casan con Moabitas y a los pocos años. Elimelec y sus dos hijos mueren y Noemí se llena de amargura. Noemí significa dulzura y cuando decide regresar a su pueblo, todos se alegraron porque la alegría había llegado pero Noemí. Estaba llena de amargura y su conclusión es la siguiente, me fui con las manos llenas, pero Dios salió contra mí y vuelvo con las manos vacías.

La amargura entró al corazón de Noemí porque se equivocó en la conclusión, Dios esta en contra de nosotros, las circunstancias difíciles son para que podamos volver a Belén, a la casa del pan y encontremos refugio en la mano de Dios y nos haga entender que el hace las cosas por algo, ella amargó su corazón.

Bendice a otros, comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *