Home » Cristo » Somos ovejas de Dios

Somos ovejas de Dios

Bendice a otros, comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Somos ovejas de Dios.

Nosotros somos ovejas de Dios. En la antigüedad no se veían simplemente como ovejas, el hombre que las tenía medía su riqueza por la cantidad de ovejas que tenía, eran oro para el pastor. Volvamos al punto inicial, hay que llamarle a Dios.

Te gustan los tonos para celular Cristianos? Si tienes Android ve aquí: TONOS CRISTIANOS

somos ovejas

No hay nada más poderoso que cuando sabe que alguien cuida de usted.

Y no hay sentimiento que levante más, que fortalezca más a los seres humanos.

No hay pensamiento que revolucione y saque de la mente el temor. No hay nada más poderoso que el saber que hay una persona, alguien a quien tu le importas y te dice tu eres mío.

Dios te invita a decirle, tu eres mi Pastor y nada te falta.

Si tú crees que yo soy quien digo que soy y tú crees quien digo que tu eres. Hay una bendición que te va a seguir. Nada te va a faltar y nada es nada en lo terrenal. En lo de todos los días, en lo de los seres humanos, en lo que nos preocupa más, nada, te dice el Señor, te va a faltar.

Somos ovejas guiadas en el buen camino por Dios.

Salmo 34 en el verso 9 dice: Teman al Señor ustedes sus santos, pues nada les falta a los que le temen. Los leoncillos se debilitan y tienen hambre, pero los que buscan al Señor nada les falta.

La diferencia entre cosas que anhelas, cosas que codicias, cosas que te frustran porque otros lo tienen y tu no. La diferencia entre esas cosas y falta de algo realmente importante, el buen Pastor te quiere enseñar a encontrar la diferencia.

Hay muchas cosas que te enojan, te entristecen, cosas que te hacen tener temor. Pero lo que te falta es que tienes que aprender y entender algo. El pastor se ha comprometido contigo. No en lo que son caprichos, ni deseos, ni antojos, sino en lo que te falta y él dice.

De lo que te falta, nada te va a faltar. De lo que tu necesites, nada de va a faltar, absolutamente nada.

Bendice a otros, comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *